La Brujita de Papel

Realizar una búsqueda avanzada +

  • Descripción de la imagen 1

El fantástico mundo de Liza Porcelli Piussi

  • Periodista:
  • Publicada en: Vuelo Digital,

El fantástico mundo de Liza Porcelli Piussi - Nota de la edición impresa del "Diario La nueva Provincia"
El sábado venidero, la escritora y psicóloga bahiense, presentará en Henry su último libro álbum titulado "Colash". Como parte de las actividades, los chicos participarán desde las 11, de la narración del cuento y de un taller.

  "En mi billetera llevo mis tarjetas personales, todas diferentes. Lo único que no cambia es el nombre: Liza Porcelli Piussi. Pero en cuanto a oficios y profesiones, hay para elegir. Tengo una de Mujer, otra de Escritora, de Psicóloga, idealista ad honorem , Mimadora de animales, Proteccionista de sueños y Rescatista del Agua. Entrego una u otra, según con quien me encuentre.
     Me emociono con facilidad; fíjense que hasta me conmueve el testamento de un bicho bolita, aunque también puedo reírme mucho antes de que se termine el chiste. En Buenos Aires, la ciudad donde vivo, me muevo para todos lados en bicicleta. Y, hoy por hoy, mi frase preferida es "yo sigo adelante, los melones se van acomodando mientras el carro avanza".
     Con esta pequeña presentación en su libro ATP (H)arta para todo público , de editorial Comunicarte, Liza (sí, con "zeta", como "la Minelli") Porcelli Piussi brinda una muestra de su esencia escritora y creativa, bien tentadora, como para que la vayamos conociendo.
     Ahora, vuelve a la ciudad que la vio crecer --porque nació en Buenos Aires, pero llegó a Bahía a las dos años-- para presentar su última creación, en este caso, de la editorial Brujita de Papel.
     Colash describe la historia de Martín, un chico que se enoja por el reto de su madre que "lo manda fuera de su vista cuando descubre que le cortó flecos a la cortina del living".
     "Martín decide hacerle caso a los gritos de su madre, se va a su pieza y mete revistas, tijera y plasticola en la mochila y decide irse muy lejos. Así comienza la historia de este niño que quiso recortar el mundo y hacerlo a su manera", según describe la editorial.
     El sábado próximo, Liza hará su presentación en la librería Henry, narrará su libro e interactuará con los chicos presentes, quienes podrán armar un collage con la autora, además de participar del sorteo de un ejemplar de su libro.

"Lo que me interesa y seduce es el mundo interior y privado de las personas, lo que les pasa por la cabeza, aquellos relatos que nos inventamos para darle sentido a nuestras vidas y, en particular, los pensamientos que los chicos se construyen para entender lo que viven y su entorno. Me parecen fascinantes", cuenta Liza, vía telefónica.
     Pausada, pero resuelta, se apura a asegurar que "podría quedarse horas escuchando lo que dice un nene".
     "Me interesa y me prendo más que con cualquier discurso de algún filósofo hablando en una de esas universidades famosas. Los chicos son poetas y dicen cosas fantásticas, cuando voy a Bahía, a mi sobrino Arturo, lo exprimo".
     Según describe, la "semilla" de sus ideas siempre surge de un pensamiento, creencia o sentimiento particular que alguien tiene y que lo diferencia del resto de las personas o la lleva a vivir algún conflicto.
     "Pero lo que me pasa con el adulto es que está 'adulterado', el niño no. Por eso me inclino por la literatura infantil. Ese que yo llamo 'adulterado' me empezó a oscurecer y sentí que no la pasaba bien. Hoy escribo para chicos y me río sola, disfruto muchísimo estar tan metida en la cabeza de los chicos".
     Cuenta que es vegetariana, practica yoga, es fanática del dibujante Liniers y de la serie Seinfeld y en su casa, no tiene televisión.
     "¿Qué cosas me conmueven? Mi sobrino Arturo y los animales, mucho.. al punto de las lágrimas y de que la gente me tilde de cruel, porque piensa que no me interesa el ser humano. Pero yo siempre digo que el hombre tiene más recursos, porque el perro que abandonás en la ruta no puede hacer nada para defenderse, y a mi entender, tiene que ver con la vulnerabilidad del animal todo eso que siento y que me pasa".